jueves

2012




Les iba a desear las mejores de las suertes este 2012,
pero sinceramente sé que no la necesitan
por que las personas que luchan
y dan todo por lograr sus objetivos,
no requieren la ayuda de la suerte.


¡¡¡FELIZ 2012!!!

miércoles

Raúl de la Roca



Atractivo, elegante, sofisticado. Es uno de los diez estafadores y asesinos a sueldo, mas reconocidos del mundo, aunque pocos conocen a ciencia cierta su rostro, habíl, intocable, negado al amor. Camina durante toda su vida al filo de entre la bondad de Dios y la seducción del diablo. Se suicido a los 21 años por causa de un amor pasajero, pero el diablo le concede seguir viviendo si trabaja para él como uno de sus portadores de almas. Raúl es conocido por sus encantos y la forma de ver la vida que mas de una vez le han ayudado a salir de los problemas. Raúl conoce al Sra. Tanus, quien se ofrece a darle vivienda en una de las zonas mas exclusivas de la Ciudad de México, no solo adquiere con la Sra. tanus un lugar donde hospedarse, sino un amplio vestuario, donde aprende a vestir de traje, zapatos de marca y sus sombreros que se vuelven típicos del vestuario de él. Raúl después de terminar sus estudios en Italia, se enterá que Mónica se va a casar por lo que decide hacer un trato con Luzbel, para cancelar el contrato que había adquirido años antes. Luzbel le niega la cancelación por lo que Rául recurre a su última esperanza, Gabriel, quien le dice que la única forma que pueda deshacerse de Luzbel, es evitando a cualquier costa adquirir alguno de los siete pecados capitales, y después de años cuando venga el juicio final se podrá saber si de verdad es indultado. El amor que le tiene a Monica es tal que se dedica a llamar su atención con nuevos proyectos y empleos, que gracias a Luzbel fueron siempre los mejores o mas cotizados. Luzbel y Raúl llevan una amistad un tanto peligrosa, Luzbel siempre tentadolo y él evitandolo a cualquier manera. Una tarde en una platica, el Diablo le comenta que le dará libre albedrío en el amor. En ese momento Raúl decide que esa sería la única forma de desahogar su impulsividad y el coraje con la vida y el desamor de Mónica. En una plática con Dios, le confieza que no sabe a ciencia cierta si la familia donde creció es suya y Dios le nego la verdad por miedo a su temperamento. Poco se conoce de su pasado, solo se sabe que terminó la úniversidad en Roma y fue financiado por el Sr. Vicenzo amante del pasado de la Sra. Tanus, además de que tiene un amplió conocimientos en negocios, arte e historia, se cree que es autodidacta por lo que resulta sorprendente. Considerando que Raúl es poliglota  (Habla español, ingles, italiano y aleman). Algunos de sus alías son Dayden Anaf (Estafador), Josue Santos (Asesor Politico), Vicente Villanueva (Playboy y hombre de negocios), Sr. Malo (Coleccionista y estafador de arte, esgrimista), Edmundo Dantes (Medico y viajero del mundo). Es dueño de una pastelería en el centro de Polanco, Cd. de México, Poseé dos restaurantes de comida italiana en Bogotá y es socio de una empresa de alta costura en España. Se le ha ligado sentimentalmente con Mariana una diseñadora de moda de Colombia, con Diana Echeverreia modelo y actriz mexicana, Monserrat de la Barca actriz española, entre otras.

viernes

Navidad...

Otra vez ahí estaba Raúl en otra víspera de Navidad, caminando por el parque donde sacaba a pasear a sus perros, como siempre iba con su cigarrillo en la boca, pensando que había pasado este año, pensaba en Mariana, en Jennifer, en Marlen y en otras mujeres que habían estado con Raúl este año. Esta caminata era costumbre en él, aunque no era una persona melancólica ni mucho menos nostálgica, no dejaba de pensar en su familia y en como han pasado estos años sin él, hacía años que no marcaba para saber como esta su madre, su padre o sus hermanos, en cierta forma mientras mas lejos estuviera de ellos mas tranquilo se encontraba, No quería que su familia se enterara de su estilo de vida, odiaba los interrogatorios que provenían de su familia de la forma, odiaba las preguntas obligadas “¿Cómo has estado?, ¿En donde trabajas?, ¿Por qué no has llamado?, ¿Te hemos hecho algo?”.

Pero aunque le doliera y jamás lo comentaba a nadie, había momentos en que abría un poco su corazón y pensaba en ellos, mas de una vez paso por donde vivía pero jamás se atrevió a bajar y tocar el timbre de su casa. En alguna ocasión se estaciono en frente de su casa y se quedo observando si había movimientos, apago el motor y bajo su cristal para respirar su infancia, se pudo ver saliendo a toda prisa por alguna diligencia que su madre le pedía, con aquellos jeans y su camiseta, pudo recordar a su madre asomada en la ventana viéndolo como se perdía por la calle. Recordaba el olor a comida casera y cuando estuvo decidido a bajar y presentarse de nuevo con su familia, otro carro le pitaba para que se moviera y dejara al dueño de la casa, estacionarse donde estaba Raúl. Esa fue la única vez en que Raúl hizo el intento de regresar a su hogar.

Aunque la familia de Raúl no supiera de él, él en cambio apoyo a su familia, cuando se entero que su hermano menor había terminado la universidad, hizo algunas llamadas y logro que José María entrará en un alto buffet de Ingenieros, donde casi nadie podía entrar, cuando supo que su hermana iba a casarse y supo el lugar que ella eligió de salón para su boda, hizo un donativo al mismo con la condición que bajarán el precio y su hermana pudiera cumplir su sueño de casarse en donde ella había elegido. Pero cuando su padrastro enfermo de gravedad, no hizo nada.

Raúl estaba sumergido en sus pensamientos caminando sin rumbo en los alrededores del parque cuando por fortuna o inoportunamente recibió un mensaje de un número desconocido “te pienso y sabes que eres tú con quien debo estar”, Raúl solo respondió “¿Quién eres?” y ya no recibió respuesta alguna, pero le sirvió para olvidar su melancolía, silbarle a sus perros y regresar a su departamento.

- ¡Hola Sr.! – Ahí estaba agustín siempre tan servicial como siempre - ¿Saldrá esta noche, para que me diga que carro quiere que lave?
Si saldré Agustín y creo que usaré la gris – la gris era una camioneta Lincoln MKX que acababa de comprar. – Otra cosa Agustín no se si puedas pasar por Monserrat por que saldré con ella y la verdad no quiero verla hasta que este listo y quede de estar con ella a las 8 y ya casi son, lleva la camioneta y la traes aquí y que ella ya me espere, ¿ok? – Le comento esto casi sin voltear a verlo, aunque Agustín sabía que siempre recibía una muy buena propina por lavar o atender los caprichos de Raúl.
- ¡Está bien! – Paso antes por los cigarros que siempre debían estar en la guantera de sus carros y después partió por la Srta.

Entrando al departamento, los perros corrieron a tomar agua y Raúl como siempre arrogante, prepotente y falto de tiempo para con otras personas se tomo su tiempo, abrió la botella que tenía de Merlot se sirvió un poco, prendió su stereo y sonó Call it rock & roll de Great White, la canción perfecta para olvidar su melancolía y así se quito el abrigo que tenía dejándolo en el perchero, subió al máximo el volumen y se fue a tomar la ducha. Mientras Raúl se duchaba el volumen no dejo que escuchará su celular y como no tenía llamadas importantes que recibir, no lo busco hasta terminar de arreglarse.
nuncio
                                                 
Traje Slim gris Oxford de tres piezas, camisa blanca y corbata del mismo tono que el traje, así iría a cenar con Monserrat. Cuando se dirigió al perchero para tomar su sombrero con que iría vestido, vio que su iphone acababa de apagarse “Puta vida Raul, porque sé que lees y no contestas” otro mensaje con “Dime algo, Sabes que… haz lo que se te venga en gana” otro mensaje con “Chao y Feliz Navidad”. Eran del mismo número que le había mandado el mensaje en el parque. De inmediato supo quien había mandado los mensajes y así sin pensar se quedo quito unos minutos, en el tiempo que Raúl estaba pasmado de cómo ella había conseguido su nuevo numero de celular, llego Monserrat. Monserrat era una diosa, delgada, piernas largas, traía un vestido negro abierto de un lado y un escote en la espalda trasera que llegaba apenas unos centímetros arriba de donde empieza la cintura.

- ¡Hola amor! ¿Cómo estas?, ¡wow que hermoso te ves! – mientras abrazaba a Raúl por la espalda
- ¿Sabes? Perdóname, no podré ir, tengo algo muy importante que resolver –
- Pero… - Raúl no la dejo terminar
- Pide lo que quieras, regreso en un par de horas – Y así dejando en shock a Monserrat se fue sin decir a donde.

Bajo corriendo, tomo las llaves de su Audi y tocaba sin parar que le abrieran las puertas. Agustín corriendo y tirando la cubeta con agua con que estaba lavando la camioneta que iba a usar, solo pudo abrir sin mirar y haciendo chillar las llantas de su carro salió de su casa y se dirigió a donde él pensaba que venían los mensajes.                   

Y así recorrió 50 kilómetros aproximadamente que separaban la casa de Raúl de quien suponía venían los mensajes, Raúl estaba como ido, rebasaba sin mirar iba a 200 Km./Hr. en avenidas donde el máximo era 100 Km./Hr. Por suerte o por fortuna no se topo con alguna patrulla, se metía entre autobuses, se paso algunos semáforos en rojo y casi provoca un accidente, pero por obra de no sabemos quien, llego por fin al fraccionamiento donde ella vivía, el carro bufaba en la caseta donde todos los visitantes tenían que dejar su credencial para pasar, Raúl por salir corriendo se le olvido la cartera, pero marcar a ese número no era opción, solo y con coraje estaciono el carro en la entrada y bajo caminando, se le había olvidado todo, cigarros, cartera, dinero, carro, no traía nada solo estaba él, sin escudo.
Al fin llego al edificio y vio las flores que Mariana ponía en la ventana. Raúl tuvo que esperar un momento en que alguien saliera o entrara al edificio para pasar él, no paso mucho para que saliera unos chicos entre quince a vente años y aprovecho para subir, no tomo el elevador y subió corriendo al 6 piso, tomo unos minutos de descanso, se acomodo el traje, chequeo sus zapatos y su corbata. Con el corazón a punto de salirse de su lado izquierdo del pecho, toco no despacio pero tampoco exagerado.
- ¿Quién llama? – Se escucho una voz de hombre del otro lado de la puerta.
 
- Raúl de la Roca, busco a la Srta. Pereira. – Dijo Raúl seguro de si mismo.
 
Así sin más abrieron la puerta, un tipo más alto que Raúl, vestido de jeans, playera de los Colts y tenis, algo que jamás haría o vestiría Raúl.
- Hola, Soy Raúl, se encontrará Mariana – Pregunto Raúl siempre tan formal como en una cita de negocios.
- Si, ¿Gustas pasar? – Con una sonrisa enfermiza lo recibió y extendiéndole la mano para saludarlo.
 
Sinceramente Raúl dudo mucho en pasar, ya sabía que pasaría, pero como todo amante de los toros, no dudo en aventarse al ruedo.
- ¡Si, claro!, ¿por qué no? – y paso aunque la diferencia de estatura era notoria, la diferencia de clases también, por eso aquel hombre que abrió no dudo en darle la bienvenida.
- ¡Oye!, Raúl ¿Cierto? – Raúl solo sonrió de afirmativo – ¡Perdona mi mala educación! ¿Te ofrezco algo de tomar? – volviendo a sonreír de esa manera tan despesciable para Raúl, aunque no pudo ver maldad en él y sentía que era un hombre muy bueno.
- Si por favor agua, ¿Por cierto como te llamas? – pregunto Raúl.
- Osvaldo – sirviéndole su vaso con agua – espera deja llamar a Mariana, es que se esta arreglando, íbamos a salir, pero ya has de saber como se tardan estas mujeres.
- Si ¡claro!, no te preocupes tengo todo el tiempo del mundo – En ese momento estaba pensando en lo tonto que fue por venir teniendo en casa a una modelo.
Osvaldo se perdió por el pasillo por el que más de una vez corrieron desnudos Mariana y él. “¡amor!, ¡te buscan!” “Creo que es de tu trabajo”. Raúl no logró entender las murmuraciones que había. Pero logro alcanzar a oír su nombre. No tardo mucho y escucho una pequeña discusión de la pareja. Regresando Osvaldo un poco perturbado.
- Sabes que Osvaldo, gracias por tus atenciones, pero creo que mejor me voy – Levantándose del sillón que por cierto ya no era el que él conocía.
- Lo siento mucho Raúl, no sé que paso estaba muy bien y me discutido por todo y lleva una hora metida en el baño, pero ya sabes el refrán “siempre al pie del cañon” – sonriendo un poco apenado Osvaldo lo acompaño a la entrada.
- Adiós Osvaldo un gusto conocerte y haz muy feliz a Mariana es una chica que lo vale – Cuando iba saliendo Raúl, Osvaldo lo tomo del hombro
- ¿De donde la conoces? – Pregunto un poco desconsternado.
- Nada más la conozco y lamento esto – Y salió del departamento.
 
Como solo salió con el celular en mano y las llaves de su carro, ahora si tomando el elevador, chequeo los mensajes de su celular y pensando para si mismo se pregunta – Estoy seguro que si es ella, ¿Tal vez era otra Mariana? – Mientras se cuestionaba salió del edificio y dándole una mirada al edificio para saber si no estaba equivocado, vio claramente a Mariana escondiéndose detrás de unas cortinas.

Raúl, no sabía que hacer o que pensar, toda su ilusión se fue en 10 minutos. Poniendo las manos dentro de los bolsillos, camino rumbo a su automovil que había dejado en la entrada del fraccionamiento, con una de las manos sostenía su celular, esperando un mensaje o una llamada, pero nada, caminaba lo mas lento posible, con la esperanza que Mariana llegará corriendo y como de película, se abrazarán, se dierán un beso y al únisono se dijeran "te amo", pero eso solo pasa en las novelas o en las películas de Hollywood y no en la vida real. Así sin mas, saco un cigarrillo, se sento en el capote de su auto y solo volvió a escribir "¿Quien eres?". No tardo ni dos segundos cuando recibío un mensaje "¿Que tratabas de intentar con esto que acabas de hacer?". Ahí fue cuando supo que si era Mariana de quien recibía esos mensajes. Raul no respondió, tiró el cigarrillo encendió su auto y regreso a casa... Durante el camino no penso, llego como en automático, se limito a fumar mientras escuchaba The good life de Bobby Darin. Al llegar a casa le pregunto a Agustín si la srta. seguía en casa a lo que Agustín le respondió que si, que había pedido una pizza por que el la recibió. Raúl suspiro y tomo el ascensor.

- ¡Me espante! ¿A donde has ido? Te vas así tan de repente que no supe que hacer, me pedí una pizza y contrate una película y estaba viendola cuando los perros me avisaron que habías llegado - Monserrat pudo ver que Raúl no venía con la mejor disposición por lo que decidió preparar un té y dejándoselo en la mesa de comedor se fue a ver la película.

Por otra parte... Unas horas antes Osvaldo le había reprochado a Mariana unos mensajes que había encontrado en su celular y habían tenido una discusión muy fuerte por ese tema. Osvaldo era un tipo que adoraba a Mariana, veía por sus ojos y le dolía cualquier cosa, temía mucho perderla, era todo lo que él sentía que tenía y sufría al pensar que ella le fuera infiel, cosa que ella no le era y no lo sería.

- ¡Que sucede contigo! ¿Quien te envió esos mensajes? ¿Lo conozco? - exigiéndole una explicación a Mariana.
- Es un tipo que conocí en un congreso. Nada y nadie importante, solo que congeniamos en ciertos aspectos profesionales y ya!, O sea Osvaldo tú eres el hombre con quien estoy y eso es lo que debe importarte, contigo duermo, contigo despierto, contigo hago el amor - Mariana no aguanto y se fue al baño a terminar de llorar.
- Perdoname mi vida, sacaré a Jacobo a pasear, lo siento - desde el otro lado de la puerta le decía Osvaldo a Mariana que no podía dejar de llorar.

Al escuchar como salían, Mariana fue a buscar su celular, busco el teléfono de Ragno el contador de Raúl y asomandose por la ventana para ver como se perdían por la calle Jacobo y Osvaldo, continúo su conversación con Ragno, los temas eran los comunes en su conversación, la familia de este, el trabajo, la nueva boutique de Mariana, hablaron de Jacobo, la relación de ella con Osvaldo y las pequeñas damitas hijas de Ragno que fueron el producto del último matrimonio de Ragno. Llego el momento en que Ragno se dió cuenta el motivo de la llamada.

- Marianita, apunta 552144-7881 ese es su teléfono - Dandoselo de la manera mas tierna, aunque Ragno era el contador de Luzbel y casi el tutor de Raúl, era otro tipo de hombre, siempre atento con las dama, quitando el hecho el enorme sobrepeso que este tenía.
- Gracias Ragno, ¡Feliz Navidad! - con una voz dulce deseandole lo mejor.
- Feliz Navidad a ti también corazón - Y así terminaron la conversación. A Ragno le dió alegría saber de Mariana y a ella igual de él.

Sentada en la tina de su baño, indecisa, mas con la intriga que por otra cosa se decidio a mandar el primer mensaje y borrandolo inmediatamente sabiendo de antemano que no recibiría respuesta alguna, lo conocía, sospechaba que él estaba ya con alguien, era un hombre que no daba tiempo al duelo de una relación como si lo hizo ella.

- Cariño, ya llegue - se escuchaba el pequeño llamado de Osvaldo tras cerrar la puerta, Jacobo como era lógico la busco y rascando la puerta del baño. Salió despacio, tranquila.
- Entonces a las 7 nos esperan en tu casa, ¿verdad? - Preguntando ella.
- Si de hecho, aproveche para pasar a la tintorería para recoger las camisas - Poniendolas sobre la cama, Mariana se desnudo y así se dirigió junto a su pareja
- Ponte la lila, con el jeans y los mocasines, creo que le encantarás a mi familia si vas vestido así o como tu quieras corazón - dandole un beso en la mejilla - me iré a duchar, regreso - El ambiente había cambiado, de un momento a otro se respiraba amor, tranquilidad y pasión.
- Y si te tallo la espalda - Sonriéndole picaramente a ella.
- Y si voy llenando la tina y hacemos el amor - respondiendole ella - ¡No tardes! - y Mariana corrió el pedacito de la habitación al baño.

Cuando el iba quitandose los pantalones se escucho el timbre de la casa, frustado tomo lo primero que vio una playera de los Colts y así salió abrir.

- Deja que toquen, ¡ven conmigo! - Gritaba Mariana desde la ducha.
- Solo deja ver quien es, si son los testigos de Jehová los dejamos tocando - casi mofandose de la situación le respondía Osvaldo.
- ¡No tardes, Osvaldo Ruiz! - asomandose Mariana dejando que él viera ya su cuerpo desnudo y humedo.

Corriendo de la habitación a la puerta Osvaldo - ¿Quien llama? - y viendo por la rendija de la puerta se dio cuenta que no eran los testigos sino un tipo de no mas de 35 años

- Raúl de la Roca, busco a la Srta. Pereira. – Respondieron del otro lado de la puerta. - ¿Quien será este? - pensaba para sí mismo, volviendo a mirarlo por la rendija de la puerta, abrió.
- Hola Soy Raúl, se encontrará Mariana - Osvaldo con una pequeña sonrisa lo invito a pasar, no le agradaba que Mariana tuviera amigos, mucho menos que la fueran a visitar a su casa. - Te ofrezco algo de tomar? - Osvaldo lo que quería era que ya se fuera, por que estaba Mariana en la ducha esperando por él, además que el tiempo se les estaba acortando para ir a la cena de Navidad, fue a la cocina a servirle su vaso con agua y - Raúl ¿cierto?, esperame deja avisarle a Mariana que estás aquí... - dejo el vaso en la mesita de centro y se perdió en el pasillo - ¡amor!, te buscan creo que es el trabajo - No pudo soportar sus celos y dandole un duro golpe a la pared entro a la habitación donde esta Mariana.

- ¿Me buscan? ¿Quien? - pregunto Mariana ya que dentro de la ducha era casi imposible oír.
- Creo que es de tu trabajo - sin poder ocultar su enojo y celos - ¿Comó se atreve a venir? ¿No podía hablarte por teléfono o enviarte un e.mail? - le preguntaba bajito a Mariana para que no pudieran oirlo desde la sala.
- Si tienes razón, dile que luego me comunico o que me envié un correo - tratando de ser lo mas paciente, le respondía Mariana - Y ya vente si, esto se esta enfriando - rogandole.
- Ok, no tardo - saliendo de nuevo, Osvaldo despidió a Raúl y regreso a la habitación, viendo que Mariana estaba asomada en la ventana.
- ¿Que haces? - pregunto él
- Viendo quien era - respondiendole como si nada pasará.
- ¿Y lo conoces? - Era casi la pregunta obligada - Sino no creo que tenga importancia - y abrazandola por detrás la encamino a la ducha. Mariana se disculpo con Osvaldo porque tenía o debía avisarlea Constantina su asistente que investigará quien era la persona que vino a buscarla. Osvaldo no se opuso y entro a la ducha, no sin antes apresurarla por que tenían ya el tiempo contado para ir a la cena de Navidad.
- ¿Que tratabas de intentar con esto que acabas de hacer? - mandandole un mensaje a Raúl. Espero unos minutos y al ver que no recibía respuesta, volvió al baño con Osvaldo.

-------------------------------------------------FIN DE LA PRIMERA PARTE----------------------------------------------------------

- Todavía podemos salir, la reservación se cancela a las 9 y son las 8 ¿Todavía quieres ir? ¿O prefieres ir a otro sitio? - preguntale a Raúl a Monserrat, ella emocionada porque ya había salido, él se acerco a ella que estaba viendo una película sobre un tipo que tenía cancer y sentandose junto a ella, solo le dío un pequeño beso y recosto su cabeza en el hombro de ella.
- ¡Si me parece perfecto! dando un pequeño saltito de gusto, después podemos pasear a los perros, debemos aprovechar que es Navidad y todo esta vacio - regresandole el beso y acariciandole el cabello.

Fue en ese momento en que Raúl recordo como conoció a Monserrat. se remonto varios meses atrás. Justo cuando recogía a Sanzón del veterinario por haberse tragado un pedazo de madera, ahí estaba ella

...CONTINUARA...

lunes

Cantandola de frente.



Soy esa parte que nadie quiere conocer,
Seguro de si mismo, orgulloso y engreído,
Es así mi nombre, no el de ustedes,
Este es mi lugar, no el de ustedes,
Este es mi amor, no el de ustedes, 
Está es mi vida, no la de ustedes.
Estás son mis metas...

Vayansé acostumbrando.

Solamente mi lado izquierdo...



Es común encontrarse en mi lado izquierdo cosas que no esperaba tener, he encontrado desde recuerdos, hasta la sensación de un beso robado. Hay veces que sentado en mi sala, acompañado solamente por mi soledad y el olor del incienso me refugío en mi lado izquierdo, no es por sentimentalismo, ni por melancólico, sino por no llegar a la locura por la soledad que me acecha en cada rincón de mi hogar. Te podría contar que familia no tengo, no tengo ni madre, ni padre, no tengo hermano, ni hermana, solo me tengo a mi y a mi lado izquierdo. En ocasiones aún rodeado de gente, de espaldas desnudas en mi cama, no las siento, es como si no estuvieran ahí y fueran solamente un bulto mas en mi espacio, otras cuando le hago el amor a una desconocida es cuando siento que estoy con alguien a quien por mas que quiera, por mas que trate, jamás recordaré su nombre ni su apellido, su olor se habrá ido al día siguiente. En cambio en mi lado izquierdo se quedara grabado la textura de su piel, la sensación de sus pezones o el color de sus ojos, sin embargo su nombre lo guardaré como guardo la de las demás en mi cajón de los olvidos, ese cajón lo ocupo para no invertir y malgastar mi tiempo en amores perdidos, en amores que no tendrán un futuro conmigo, ni yo con ellas, aunque me juren que ellas son las indicadas, que son capaces de hacerme cambiar de ver mi vida, eso hace todavía mas que no deseé abrir ese cajón. Solo lo abró en pequeña ocasiones cuando estoy tranquilo de mi mismo, de haber logrado algo o el enterarme de que son felices con otro mas que no sea yo. Mi lado izquierdo es hipócrita, no es honesto con él, ni conmigo, pero de algo quiero que estes segura, si estás ahí es por que realmente has marcado mi vida.

viernes

Ángel...


Angel caído
Desde el cielo pasado
has descendido
para salvarme.

Ella me conto una historia de ayer
sobre su dulce y eterno amor
entre la luna y el inmenso oceano azul
y todavía tuvo tiempo de salvarme.

Tú que sacrificaste tu eternidad
para estar en una vida mortal
compartiendo fracasos y risas
y sigues aquí para salvarme.

Ella, la dama mas angelical
ella, que siempre esta y nunca a mi lado
ella, su sonrisa, su mirada, su ser
ella que dio su vida por verme vivo.

Punta del Cielo.

En el cafe punta del cielo, donde siempre iba Raul a tomar su café chiapaneco, en la mesita que da hacía la glorieta, con celular en mano y en la otra el cafe sin advertir quien iba y quien venía por la acera, la vío, con sus lentes grandes de sol, su abrigo negro, su caminar era reconocible y caminando en dirección a él, no podía sino esperar a que ella diera el primer paso para reconocerlo. Él siempre tan pulcro con su vestir, su barba recién delineada, acomodandose para sentarse pero ya sin poder esquivar la mirada de Mariana, y ella pudiendo evitar la mirada detrás de sus gafas, paso lo impensable, se volvieron a reencontrar, él no sabía que decir o que hacer, solamente con el dedo puso en vibrar el celular esperando que no molestará alguna llamada ese momento. Ella no podía cambiar ya la dirección de su destino... Solo los dividía una pequeña barda del lugar. El encuentro no fue tan traumático como se suponía que iba a ser, un beso en la mejilla, un par de sonrisas, Raul le invito un café, Mariana no podía cancelar su compromiso, ¿intercambiar números? no era necesario para ellos. Ya sabían que pasaría si lo hacían. Sin más Mariana se despidio con una grande sonrisa, Raul se acomodo de nuevo en su mesa y volvío a poner su celular en sonido, no sin antes voltear su mirada para verla por última vez, ¿Lo sabemos?, ella conociendolo, espero y casi al unisono que él regresaba su mirada a su cafe, ella voltéo. ¿Regresaran?, ¿Se volveran a ver?, ¿Compartiran destinos de nuevo?... No lo sé. Pero me dio gusto verlos por esta vez sonreirse y saludarse.

Escrito por Luzbel.

miércoles

Dejar ganar siempre es bueno.

De vez en cuando dejo que me miren desde ariba, es como darles unos segundos de ventaja. ¿Ganar, perder? es lo mismo cuando sabes que no apostaste todas tus cartas ¿cierto?

Estoy seguro que jamás aprendiste algo de mi... "El bloff", "El siempre estoy bien", "El que me interesa los sentimientos ajenos".

Hay algo que a pesar de nuestros encuentros nocturnos, de nuestras conversaciones no pudiste absorber. Mi lado izquierdo desecha cualquier cosa que me pudiera hacer daño y guarda aquellos que me dieron algo, ¿Me lastimaste? ¡Que va!, me subestimas de sobremanera.

Pero te tengo un consejo "Siempre hay un pecesito, para tu pecera, siempre tendrás a un perro que te cargue los libros, siempre habrá un desdichado que quiera limosnear tu amor", yo paso y sin ver.

Atte.
Raul

P.D. Sé Féliz!

viernes

Escrito Feliz...




Será un poco extraño si empezamos esto
Será tu piel clara con el contraste de la mia
Será una huída, Será solo una noche
Será que nunca te he entendido

Será mi sueño sin estrellas
Será mi oceano sin peces
Pero no importa lo que tu elijas
de mi cocina a mi dormitorio
de mi pluma a mi cama

Te regalo un día de sol, te donó mi corazón
por que no se porque esto es por ti
cuando escribes en mi mano
yo te quiero, i love you, ti amo.

Vamos hablar un poco, sin decir mucho
de tus caprichos, de tus besos y tonterias
no sé porque y no me interesa el resto
y quien sabe mañana.

Y como un gato callejero
me quedo esperandote en el tejado
preguntandome por que tardas tanto
y quizas estas conmigo.

Y el tiempo irá, pasando las horas
y finalmente haremos el amor
solo una vez o toda la vida
esperando que esta noche sea infinita

lunes

O...



¿Era la forma en que sentía cuando te estaba besando
o era el alma que podía ver en tus ojos?
¿la ropa que usabas o el olor de tu cabello humedo?
¿Era la forma en que podía dormir cuando tu estabas aquí?
Toda la vida te había esperado.

¿Era la forma en que me sentía en tu interior
o era la forma en que ahora me siento tan muerto?
Tú estrella y tu estilo incomparable
¿O era la forma en que nos sentiamos cuando estabamos en el fuego
de esta relación kamikase?
Cada noche junto a mis perros sigo esperando por ti.

toda la vida siempre me arrepentiré...

martes

Infidelidad...

 
Hablo de una dama
hablo de un caballero
parece ser que no pueden estar juntos
caminando mano a mano
 
El reloj suena cada hora
pero mi corazón es una roca
estoy confundido
realmente confundido
tengo que decir
Que hay cosas malas
 
Si, no puedo elegir nena...
 
Dejame que te haga sentir mejor
todo lo que quiero es amarte
realmente te amo
puedo cambiar para que pares de llorar

Acabo de conocer a una mujer
de la otra punta de la ciudad
y realmente estoy confundido
 
Me preguntas si te amo, mi amor?
Claro que te amo, eres todo para mi
pero no me preguntes si eres la unica
por que no puedo decir que sea verdad.

Hablo de un caballero
hablo de una dama.

lunes

Dios me dio todo lo que quiero




Se puede ver en un claro cielo azul
Se puede ver en los ojos de una mujer
Se puede escuchar en los llantos de su bebé
Se puede escuchar en los suspiros de su amante
Se puede tocar en un grano de arena

Si que lo tienes ahí
En la palma de tu mano
Sientes que todo lo cotiadiano
Y oír lo que tengo que decir
Dios me dio todo lo que quiero
Voy a darlo todo

Lo he visto en el sol de medianoche
y lo siento en la éxitos que gano
y lo oigo en la tormenta de vientos
y lo siento en los arboles de hielo
y lo huelo en el vino que tomo
y lo veo en el rostro de mi padre
y lo oígo en una canción
y lo toco en el amor
Que muestran para mi

Dios me dio todo lo que quiero
pero todavía estoy buscandolo ahora
Todo esta en tu cabeza

viernes

INVICTUS

Esta vez, haré un homenaje a todos ellos que jamás se han rendido, aquellos que por mas obscura que sea su noche y por más callejones y laberintos han pasado siempre han encontrado la salida correcta, la mejor decisión y sobre todo salir INVICTOS de la vida misma.

Esta vez, solo esta vez quiero dedicar no a una o a uno, sino a todos los que comparten conmigo la lucha del día a día. Gracias compañeros de vida!

INVICTUS

En la noche que me envuelve,
negra como un pozo insondable,
doy gracias a los dioses que fueran
por mi alma inconquistable.

En las garras de las circunstancias
No he gemido ni llorado.

De las puñaladas al azar
Y si bien he sangrado, jamas me he postrado.

Más allá de este lugar de ira y llantos
acecha la oscuridad con su horror,
no obstante la amenaza de los años
me halla y me hallará sin temor.

Ya no importa cuán recto haya seguido el camino,
Cuántos castigs lleve a la espalda,
soy el amo de mi destino,
soy el capitán de mi alma.

William Ernest Henley.




Dedicado a todos mis amigos.

lunes

El regreso de Raúl.



La noche no podía ser mas perfecta, las farolas alumbrando lo largo de la acera, se podría jurar que llegaba un aire de paz y tranquilidad... De un momento a otro en su paseo se daba cuenta de alguna pareja platicando, algún niño pidiéndole un dulce a su madre, se podía ver a otros como él paseando a sus perros, los automóviles andaban y venían era la hora en que todos regresaban a casa. Al cruzar por la avenida se fijo en la primera fila de conductores de los cuatro carriles, la primera era una dama no mayor que él, el segundo carro llevaba a una pareja, la mujer checando cualquier cosa en el celular y su acompañante con su mirada fija al cambio del semáforo, el tercer vehículo estaba manejado por una señora de mas de cuarenta muy bien cuidada, y se percato que la mirada de la señora iba directo a los ojos de él, lo checo de arriba a abajo, despidiéndose de el con una pequeña sonrisa y él último automóvil era un chófer, era claramente que esa era su profesión la vestimenta y las facciones del tipo no concordaban con el precio del auto. Sujetando las correas de sus perros, quedo en medio del boulevar, bastante amplio donde cabían perfectamente él y sus perros. Se detuvo y volteó a mirar aquel monumento que decía muchas cosas "libertad", "nación", "riqueza", "amor"... Eran cosas que él había vivido, al tocarle el alto y con el empujón que le hizo uno de sus perros, Raúl avanzó. Volvió a lo mismo de siempre, gente platicando en las bancas, algunas personas haciendo ejercicio y otras parejas a la vista. Se detuvo para soltar a los perros y prender su cigarro. Busco una banca donde sentarse, checar sus correos por el celular y ver que había de nuevo en la competencia.

- ¿Cuanto tiempo? ¿Cuando fue la última vez que nos vimos? - escucho Raúl, la voz era reconocida por él y era lógico que sabía quien era sin siquiera voltear a ver la dirección de donde venía la voz.
- Hace bastante tiempo, ¿Como has estado Luzbel? - pregunto Raúl con su típica ironía que lo caracterizaba.
- ¡Tú y yo siempre estamos bien! ¿O miento? - lo dijo Luzbel mientras se sentaba a lado de Raúl y encendía su cigarro - Te perdiste amigo, muy mal, te tengo que confesar que esta vez si me costo trabajo saber donde estabas, desde que terminaste con esta, ¿Cómo se llamaba? - Luzbel sabía claramente el nombre pero quería que fuera Raúl quien le dijera - bueno no importa, desde que terminaste te fuiste, supe por algunas fuentes confiables que esta vez si has ahuyentando el amor, te diré algo... Todavía estas joven y perdóname si te ofendo, pero por algo dicen que mas sabe el diablo por viejo que por malo, ¿no? - soltando una risa - los hombres de nuestra clase, los que estafamos a medio mundo, los que jugamos al amor como si fuera un poker, no nacimos para estar con una mujer, eso déjaselo a las personas débiles que tienen tantos paradigmas en sus vidas, traumas, miedos que prefieren compartir sus vidas con alguien para juzgar a su pareja que plantarse enfrente de un espejo y enfrentarse con uno mismo. Dime Raúl ¿No te levantas todas las mañana y te quedas viéndote en el espejo por unos minutos? ¿Cómo contemplando una de tus mascaras? ¿Cómo eligiendo cual usaras esta vez?...- Luzbel quería esperar el momento en que Raúl le dijera que no, que él era distinto, pero esta vez fue distinta, Rául lo veía con un cierto parecido en su rostro de aceptación y con un pequeño movimiento de su rostro le confirmo que estaba de acuerdo.
- Esta vez es distinto amigo, esta vez me he aceptado tal cual soy - le respondió Raúl, con un pequeño silbido llamo a Zeus y Socrates. - ¿Nos acompañas? Todavía nos faltan unas cuadras para llegar a donde vivimos. Sin decir nada Luzbel aceptó.
- ¿Recuerdas lo que te dije cuando te vi esa tarde en Italia? - sin voltear a ver a Raúl preguntaba.
- "Un hombre de nuestra clase nunca muere, siempre estará un paso delante de uno y cuando ya no sabes de él..." 
- "es que solo se desvaneció su sonrisa en ese lugar" - finalizaba Luzbel.

Sin más continuaron caminando, Luzbel sacaba su cajetilla de cigarros mientras Raul les ponía las correas a sus perros, ambos eran tipos que se hacían ver, por la forma en que vestían y hablaban, no era raro verlos siempre bien vestidos, caminando por las aceras de las importantes ciudades del mundo. Les gustaba la atracción que ejercían a las mujeres, conocían el secreto para llevar a la cama a una mujer y lo llevaban a cabo cada vez que podían. Luzbel eligió a Raúl porque sabía perfectamente que él siempre daba ese poco mas, nunca se conformaba y tenía el lema de "El fin justifica los hechos", el amor era algo subrealista en la vida de él y jamás doblegaba su dignidad por nadie a diferencia de otros que siempre tenían una debilidad, llámese como se llame.

Sin contar el tiempo llegaron a casa de Raul, soltó a los perros y fue directo a la cantina a servir un merlot, tenían muchas cosas que hablar. Luzbel como era su costumbre reviso el departamento. Este a diferencia del anterior era mas urbano, con muebles negros minimalistas y varios cuadros pop, pero lo que mas le llamo la atención su que no había separaciones, salvo el baño que estaba cubierto. Al entrar al departamento podía verse la cama, cocina y la sala, con solo una televisión y varios muebles llenos de libros, una pasión en que coincidían ambos.

- ¿Que te ofrezco? - Pregunto Raul sabiendo de antemano que le pedirìa un escoses doble solo. - Si ya sabes que tomo y sè que tienes lo que quiero, ¿para que me preguntas?, me he estado fijando en tu cambio tan radical que has tenido Raul, eres el mismo pero con otra carcaza, tu esencia jamas podrà ser quitada, pero siento algo que no sentìa en mucho tiempo en ti... - comentaba esto sin dejar de contemplar su reciente vaso y aspirando el olor del wisky. - Te siento mas fuerte Raul, no es extraño en ti que en cada caida, crezcas y madures, pero esta vez no te veo con la necesidad de tener a alguien a tu lado para sentirte alguien o algo, no voy a negar que mas de una vez pense que ibas a dar todo por alguien y fuiste tu quien las dejo, asì sin decir mas. ¡La ùltima de verdad lo pense!.
Raul no hacia nada mas que verlo y sonreir de lo que decia luz, mientras tomaba su vino, -¿Sabes Luzbel?, hace tiempo he aprendido a dar a entender lo que quiero que sientan y piensen de mi, mientras me ocupo de otras cosas que para mi son mas importantes o tienen mayor trascendencia en la vida. Te dire el amor no es mas que un invento hecho por personas dependientes, depresivas y estresadas por tratar de culpar a alguien mas por sus defectos y errores, eso lo aprendi hace mucho, todas o casi todas quitando a Bellusci eran una necesidad sexual y fìsica sin transcendencia importante en mi vida. ¿si las lastime?, ¿Si las hice sentir que habìan perdido el tiempo conmigo?, ¿Si hice que se arrepintieran cada minuto de haberme conocido? Sinceramente Luz, me tiene sin cuidado, le doy una importancia a cero a los sentimientos ajenos y no es por ser egoista es que si no me involucro no pierdo. - Toda esta conversacion transcurria sin tiempo solo en ese momento existian Luz y Raul.

- Bueno Raul, tu y yo siempre vamos a ser de la clase que siempre estara jalando los cordones de los titeres, y cambiando de tema te tengo un trabajo, como dices que no importa el pasado, ni el amor, tengo a una persona que necesita una ayuda para irse, sabes que nosotros o mas bien yo y tù eres quien te los lleva - Luzbel le contaba sin dejar de ver un cuadro de una dama desnuda dando la espalda - Cuentame de el - le respondìa Raul que seguia sentado en la silla con sus perros acostados de frente a el. - Ok, este tipo hace tiempo nos pidio un favor, querìa ser "alguien" en la vida, su vida antes de contactarme, no era mala, pero su codicia le gano y siempre queria mas, le ayude a abrirle las puertas de sus negocios, y como sabes siempre se cobran las cuentas y mas los favores, el caso es que un dìa un joven enamorado perdidamente de una mujer, fue a pedirle que si podia darle trabajo para poder solventar la boda y este señor olvidandose de los valores humanos que los salvan de perder su alma, le nego la oportunidad de hacerlo, lo que provoco dos cosas, una que aquel joven no viendo otra salida para su vida y no queriendo ser un don nadie en la vida, se avento a las vias del subterranéo y dos, condeno su vida, al no ser la única vez que lo ha hecho.

Raul conocía perfectamente este trabajo, sabía que en una sola cosa no podían intervenir ni Satán ni Dios, y era en el amor. Por eso él hacía y deshacía su vida, era el único lugar donde tenía el libre albedrío. - Esta bien ¿Donde vive?, ¿tienes la información de ese señor? - le preguntaba mientras abría las ventanas de su departamento para que no se llenara de humo. - Te seré franco Raúl.... - interrumpiendo Raúl - ¿Nunca lo has sido? - continuando lo que quería decir Luz - Es el papá de Marlen - Luz siempre y por naturaleza siempre estaba al pendiente del mínimo cambio de humor y podría decirse que olía como los animales, los sentimientos de las personas.... - ¿Lo harás o le comento a Dayden? - quedando unos minutos de silencio - Si, lo haré, tengo mucho que no veo y no sé nada de Marlen... es algo insignificante - sin decir mas Raul se sirvio mas del vino - ¿No habías dicho que estaba en tus principios no interferir en tu pasado? - Luzbel, estaba sorprendido de la respuesta de Raul, su aprendiz, aquel que era el único que podría darle la espalda y negarse a cualquier cosa. - Que no lo haga, no significa que no sepa o quiera hacerlo - finalizaba Raul.

La noche todavía no se consumía y como era costumbre ambos decidieron salir, al verse en la tarde Luzbel lucia como un tipo de setenta y tantos años, bien vestido, pero acabado, Raul con ventinueve años, mostraba fortaleza a comparación de su compañero que aunque no mostraba debilidad, si mostraba vejez. Una cosa que no sabía Raul era que Luzbel, mantenía una forma anciana para guardar energías, puesto se regocijaba con los pecados mortales de los demás y Raul al no tener alguna debilidad por los pecados capitales, Luzbel gastaba mucha energía junto a él, por eso cuando pasaban tiempo juntos, salían a algún bar. El lugar perfecto para la abundacía del alimento del Diablo, la lujuría, la ira, la gula, la envidia, la soberbia y la pereza. -Jamás te he entendido Raul, teniendo la estabilidad financiera que tienes, por que jamás usas automovil, siempre andamos caminando - estaba reclamandole -Me sorprende de ti, que me lo preguntes, el automovil es un invento horrible, solo necesario para largas distancias o eventos especiales, no para sustituirlo por las piernas - interrumpiendole Luzbel - Pero vas comodo - decía Luzbel - pero de que te sirve la comodidad, sino escuchas a tu ciudad, a la gente, sino sientes el aire de la ciudad, o simplemente caminando puedes realmente apreciar donde vives - esto se lo explicaba Raul a Luzbel, dirigiendose al estacionamiento. - pero no te preocupes, cuando se trata de bloff, soy el mejor! - activando el motor de un Audi RS8 para ese entonces ya eran pasando la medianoche.

... Continuará

jueves

Citas... Nicholas Spark


Sono convinto che ci credi davvero, e anche una parte di me vorrebbe crederlo. Se adesso mi abbracciassi e mi implorassi di restare, sono sicura che lo farei, perché hai portato nella mia vita qualcosa che mi mancava da tempo. E continueremmo entrabi in questo modo, convinti che tutto vada bene... ma no sarebbe cosí, non capisci? Perché al prossimo litigio... "Si fermo" "no posso competere con lei. E per quanto desideri che la nostra storia continui, non posso permetterlo, perché tu non lo permetteresti.

Sin palabras solo Arte Interiorismo...

Arte Interismo:

El estudio del Interiorismo requiere un conocimiento multidisciplinario y criterios no solo estéticos, simbólicos o funcionales. Ha de tener también en cuenta algunos factores geográficos, históricos y económicos y otros de carácter arquitectónico, diseño de interiores (no se debe confundir con esta especialización).










miércoles

Toro mio


Feroz, salvaje y bravío
quiero que sea el toro mío
que embista presto a la cita
cuando se encuentra en el coso

Que su divisa sea de Oro
y su encornadura de Plata
y de tal saña y fiereza
que no realice un espante.


Hay quien "nace pa' vivir"
Otros forjan su vida 
con entrega y valentía
Y ellos son los que son:
¡Los que nacen pa' morir!


Has de olvidar tu querencia
de tu dehesa andaluza
y altaneros tus pitones
que miedo causen al miedo.


Si el sonar de los clarines
esta anunciando tu muerte
has de saber morir
como muere un toro mío.

(Juan  Aznar Sánchez)

Solo.


Y si no hay esperanza en tus ojos
esta perfecto por mi
me sentaré solo entre amores y éxitos
a fumarme un poco de este habano.

Un viejo sabio encarnado en humos y licores
una vez me dijo que entre ruidos y gemidos
es donde encuentras la paz interior, 
ahora lamento no poder hablado mas con él.

Y si hay esperanza en tus ojos
esta perfecto por mi
me seguiré sentando entre mi engaño y soledad
esperando dormir entre ruidos y gemidos.

Y si conoces tu corazón.
este te llevará a un mundo de tacto
del cual no quiero regresar
no quiero volver.

Buena vida.


La buena vida, esta llena de diversión
es el estado ideal para ver lo que se te da
Sí, la buena vida, te deja ocultar
cualquier sentimiento de angustia.

Realmente si vives la buena vida jamás te vas a enamorar
por que con eso no se puede correr el riesgo.
Así que debes ser honesto contigo mismo 
y olvidar el romanticismo falso.

Es buena la vida para ser uno mismo
 y besar lo desconocido
evitemos los desamores y veamos 
las experiencias en corazones ajenos

Por favor recuerda, que aún sigo enamorado
y si acaso no lo recuerdas...
déjame despertarte con un beso
y despedirme de ti.

martes

Por que no todo son chichis... "Pop Art"

Es un arte urbano, nació en las grandes ciudades, ajeno por completo a la naturaleza. Utiliza las cosas conocidas y con un sentido distinto para lograr una postura estilizada y o alcanzar una postura crítica y un tanto trovadoras en la sociedad de consumo.

Entre los más destacados puedo citar a Andy Warhol, Roy Lictenstein, Takashi Murakami. En la cultura pop la belleza es susceptible de ser vista en cualquier objeto de consumo. Desde latas, plásticos, cartones pasando por botellas y fotografías.

Es un movimiento que toma los intereses del pueblo y la temática más común. Para crearlo en un estilo artístico y darle una nueva vida.

Un movimiento rayado en el valor consumista e iconográfico de la sociedad moderna. Como su propio nombre lo indica "Arte Popular", toma "prestado" del pueblo intereses y temática de lo común para crear algo nuevo.